En apariencia, en América todo es abrazos. Antes de los partidos, en la celebración de los goles, a la hora de preguntarles por el ambiente en el equipo… pero no les pregunten quién es el mejor del equipo.