Hoy la Liga MX grita “¡Ajúa; arriba el norte!”, y es que atrás quedaron las épocas en que los equipos ca