Pasan serias penumbras en la Copa Oro, pero poco a poco se van acomodando en el futbol mundial; son los seleccionados mexicanos que llegaron con la incertidumbre de no saber dónde jugarían el siguiente año.