Los Pumas debutan en la Copa Libertadores después de 10 años de ausencia recibiendo al Emelec de Ecuador.