En sus dos últimas visitas de Pumas a la cueva del tigre, los auriazules se han comido nada más que seis goles y no han anotado ni uno; su técnico Guillermo Vázquez lo sabe y confía en que hayan aprendido la lección.