Guardado levanta la mano. No es nuevo, después de todo es el capitán. Y de momento, el hombre en el que el técnico Miguel Herrera se ha tenido que recargar para transmitir coraje y táctica.