La regla 10-8 ya arrojó sus primeros damnificados en el futbol mexicano. La portería donde los equipos de la Liga MX prefirieron apostar por el talento del arquero foráneo.