Día de lamerse las heridas en los Tigres después de la resaca que dejó el descalabro en el Clásico regio ante Rayados.