Ya ni siquiera debería ser extraño en Cruz Azul, en La Máquina están demasiado mal acostumbrados a que se les caigan las contrataciones; ahora, parece, no será la excepción con el caso de Pablo Daniel Osvaldo.