Calladito, calladito, Morelia no se coló, sino que se instaló en la Liguilla del fútbol mexicano de manera consistente desde la fecha uno del Clausura 2016.