Todavía no empieza el torneo y en Cruz Azul ya tienen que romperse la cabeza por el atacante más frágil que les ha llegado en últimos tiempos: Roque Santa Cruz. De ahí la importancia de la contratación de Lucas Silva.