Loco, loco, loco. Es el efecto clásico. Boletos en gayola de a 220 pesitos y 440 un poquito más cerquita de los ídolos.