Pues si ese pelo, al que se refiere Matías Almeyda, se llama triunfo, pues hace tiempo que la situación de Chivas empeora, o como se dice acá, “está cada vez más pelona”.