Tuvo un cierre espectacular, de esos que son envidiables para cualquier equipo. De la noche a la mañana, Chivas dejó los problemas porcentuales y la crisis que llevó a la directiva a analizar la continuidad de Almeyda.