Horarios

Mar.Sep.22 12:00 AM EDT
Mié.Sep.23 12:00 AM EDT
Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.03 12:00 AM EDT
En México un árbitro de fútbol profesional puede llegar a cobrar el mismo salario que un político. Foto: Imago7

¿Qué intereses esconde la rebelión de los árbitros en la Liga MX?

CIUDAD DE MÉXICO.- México es un país donde la fantasía supera la realidad, donde la mayoría de los futbolistas profesionales y de buen nivel prefieren quedarse en la Liga MX sacrificando la oportunidad de probarse en Europa y todo por los estratoféricos salarios que llegan a percibir incluso sin haberse consolidado. El mejor ejemplo de ello es Jürgen Damm Rascón, joven extremo derecho por el que Tigres pagó nueve millones de dólares.

Ahora bien, una Liga que paga tan altos salarios a los jugadores y técnicos no puede quedarse atrás en el presupuesto que le destina a los árbitros que se presentan en las 18 plazas de primera división.

Llama la atención que mientras un mexicano promedio percibe como salario mínimo de 4.3 dólares por una jornada de ocho al día, es decir menos de 132 dólares mensuales; un árbitro de la Liga MX pitando cuatro partidos al mes (seis horas de trabajo) gana 10 mil dólares más bonificaciones.

Por este atractivo salario ninguno de los hombres de negro desea quedarse fuera de la jugada y quizá es por ello que 11 árbitros, que esta temporada fueron despedidos, se atrevieron a demandar a la Federación Mexicana de Fútbol.

Los afectados exigen cada uno el pago de 53 mil dólares por afectación al proyecto de vida del trabajador, más otros 76 mil por daño moral ocasionado en virtud del despido discriminatorio.

Los demandantes son: Jesús Fabricio Morales, Erim Ramírez, Miguel Ángel Ayala, Víctor Bisguerra, Mario Alcántara, Obed Gómez; Mario Nieves, Mauricio Moreno, José Barraza, Fernando Soto y Víctor Calderón.

La demanda además incluye el pago de vacaciones, prima vacacional y aguinaldo de los salarios devengados del 1 de abril al 30 de mayo del 2015; más una cuota bimestral que otorgan patrocinadores de la Liga MX.

Para quién se mantiene ajeno al fútbol mexicano esta demanda podría resultar descabellada por la suma que exige. Sin embargo, al desglosar todo lo que percibe un árbitro mensualmente ya no lo es tanto.

La Liga MX paga 2 mil 500 dólares por partido al árbitro central y mil 500 a los asistentes, lo cual significa que un silbante que trabaje en cuatro partidos al mes se embolsa más de 10 mil dólares, sin contar los mil 500 dólares mensuales que se les otorgan a todos los silbantes de Primera División como sueldo.

Por si esto fuera poco, los hombres de negro reciben un bono anual de 11 mil dólares, además de que cuentan con un seguro de gastos médicos mayores.

Salarios y bonos de esta magnitud, sin que se esmere tanto quien los percibe, sólo resultan comparables a los que recibe un diputado o un senador mexicano.  

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR
Decio de María anuncia nueva estructura de la Federación Mexicana de Fútbol
Bielsa niega contactos para ser seleccionador de México
Carlos Reinoso acabó con las especulaciones de su cirugía

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!