Por qué se debe ganar este “Clásico Joven”