Malillany Marín, la fiel fanática del América