La afición cementera ya se cansó

MÉXICO, D.F.- Cuando parecía que el Cruz Azul podía salir de la mala racha que lo ha mantenido durante más de 17 años lejos de probar las mieles de la victoria, el equipo nuevamente ha caído en un bache que aleja a la afición de la ilusión del título.

Con cuatro partidos consecutivos sin ganar, los hinchas del equipo se unieron por medio de las redes sociales para pedir la destitución de Guillermo Álvarez de la presidencia del club, además de Luis Fernando Tena como Director Técnico y de Agustín Manzo. Pero surge la duda, ¿tiene validez el llegar a exigencias tan altas? La respuesta es un rotundo “Sí”.

Hasta 1997, la Máquina Celeste había conseguido ocho títulos de Liga, dos de copa y cinco de Concacaf. Después de ese año ha sido un título de copa, además de ser subcampeón de liga en cinco ocasiones, dos de Concacaf y una de Libertadores.

Entre más nos hemos alejado de la fecha del último título de liga, parece que a los dirigentes del club se les ha diluido la sed de conseguir su novena estrella.

Antes traían futbolistas como César Delgado, Marcelo Delgado, Diego Latorre, Ángel “Matute” Morales o Cristian Riveros, por mencionar algunos. Últimamente llegan futbolistas que no dan el ancho para las exigencias: Achille Emana, Nicolás Bertolo, Maranhao o Carlos Lizarazo, quien no ha debutado después de 10 fechas. Claro que hay sus excepciones, como Mauro Formica, quien ha tenido una destacada actuación, pero no puede ponerse en los hombros al equipo para romper con la sequía.

En el caso de los futbolistas mexicanos hay dos vertientes. La primera son los futbolistas surgidos en la cantera de La Noria, quienes hasta que salen del equipo logran ser campeones, como Ricardo Osorio (Stuttgart) o Juan Carlos Cacho (Pachuca en dos ocasiones y otras dos con Pumas).

La otra vertiente es la que más molesta a la afición. Es un secreto a voces que los promotores son quienes manejan al club. Han circulado un gran número de futbolistas por las filas del Cruz Azul que uno se pregunta: ¿Cómo logró llegar a un equipo que cada temporada lucha por el título? Es cierto, junto con los extranjeros, están sus excepciones, como Gerardo Torrado, quien es el alma del equipo, pero estas son a cuentagotas.

La afición está cansada de ver cómo su equipo logra ponerse al frente en el marcador e inmediatamente dejan de buscar anotar una vez más. Está cansada de las burlas por ser remontados en el marcador en el último minuto, lo que es mejor conocido como “Cruzazulear”. Está cansada de ver cómo llegan futbolistas de todas partes del mundo y en lugar de romperse el alma por el equipo, ellos parece que nada más se forman para cobrar. Está cansada de ver que su equipo a lo más que aspira es al subcampeonato.

El Club no solo necesita otro título en sus vitrinas. Necesita recuperar la mística del Cruz Azul goleador, el que destaca por tener jugadores de calidad, el de los campeones de goleo – desde Emanuel Villa en el Apertura 2009 que no ganan uno – y el que los rivales buscan cuando conocen el calendario porque saben que será un partido difícil de ganar puntos.

Es hora que el Cruz Azul tome una de las decisiones más importantes de su historia: Apostar por un cambio total o mantenerse en su zona de confort.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!