MÉXICO, DF.- Los Pumas podrían quedar descalificados antes de jugar su último partido del torneo.

Se consideran como responsables al plantel, al cuerpo técnico y el jugar en Ciudad Universitaria los domingos al medio día. Sin embargo, hay muchos factores en común con lo que sucedió en el Clausura 2011.

Hace tres años, Guillermo Vázquez hizo del Estadio Olímpico Universitario una verdadera fortaleza. Ganaron cinco partidos de temporada regular y los tres de liguilla. Nada más fueron vencidos una vez en casa, ante el América, pero ya estaban calificados.

Aunque no es lo mismo los tres mosqueteros que 20 años después, del último plantel que fue campeón, sobreviven nueve elementos.

Leandro Augusto y Dante López regresaron después de probar suerte en otras tierras; David Cabrera sufrió una lesión que lo alejó de las canchas por meses. Además de ellos, los Palacios, Verón y Cortés se han mantenido en el equipo en las buenas y en las malas.

Los elementos que faltan del último campeonato auriazul son Francisco Palencia, Martín Bravo, Israel Castro y Juan Carlos Cacho, principalmente. Los que llegaron para suplirlos no han cumplido con las expectativas, tal vez con Martín Romagnoli como excepción, a tal punto que Eduardo Herrera se ha forjado como el goleador del equipo.

La diferencia más marcada es que Guillermo Vázquez llegó al torneo en la jornada seis, por lo que no tuvo tiempo de planear la temporada y ha estado trabajando con lo que tiene y, a pesar de tener seis empates, nada más ha sido derrotado en una ocasión.

Tal vez con trabajo en pretemporada y mejores refuerzos los Pumas puedan regresar a los primeros planos.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[