Carlos Reinoso y el América, el equipo de sus amores