Bienvenido a la inmortalidad, Luis García

MÉXICO, DF.- Luis García Postigo, nació como futbolista en 1986 cuando debutó con los Pumas de la Universidad en un partido frente a los Tecos de la UAG, el partido terminó con un empate a un gol, pero la carrera de un gran futbolista había comenzado. “El niño artillero” tuvo grandes logros con los Pumas de la UNAM, consiguió estar en el equipo que ganó el campeonato en 1990-1991 y así pudo llamar la atención de propios y extraños. De esta manera fue como el Atlético de Madrid puso los ojos sobre García, quien emigró al fútbol europeo en 1992.

Después de un par de años muy buenos con los colchoneros y uno más con la Real Sociedad, regresó a México para jugar con las Águilas del América, Atlante, Chivas, Monarcas y un fugaz paso por Puebla. Culminando así una carrera llena de logros tanto personales como colectivos.

Siempre recordaremos al “Doctor”, por su aspecto desenfadado dentro del terreno de juego, un jugador bajito que tal vez de primera no impresionaba a nadie, pero que una vez que demostraba su endiablada potencia de piernas, ponía a temblar a cualquier defensa. Ganador de 3 títulos de goleo en el fútbol mexicano y poseedor de una cuenta con más de 180 goles.

De remate fácil y dueño de una media vuelta letal, García siempre fue un regular en la selección mexicana. Como no recordar aquellos dos goles que hace en la Copa del Mundo de 1994 frente a Irlanda, que nos devolvieron la esperanza de clasificar. Un goleador nato que anotó en 28 ocasiones vistiendo la “Verde” y jugó dos mundiales.

Hoy, Luís García está a unos meses de ser investido en el salón de la fama del fútbol, un reconocimiento bien merecido para uno de los mejores delanteros que ha brindado nuestro fútbol. Ahora, el “Niño Artillero”, pasará a formar parte de una alineación diferente, junto a los más grandes de nuestro balompié, bienvenido “Doctor” al equipo de los inmortales.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!