Horarios

Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Mié.Oct.07 12:00 AM EDT
Vie.Oct.09 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Sáb.Nov.07 12:00 AM EST

MÉXICO, DF.- Si la relación entre Antonio Mohamed y el Club América, pese al título ganado, terminó más fría que un divorcio, la herencia que se le deja al uruguayo Gustavo Matosas, en caso de que éste decida convertirse en el nuevo estratega de las Águilas, podría hacer que desde sus primeros días en el nido su estancia no resulte tan agradable como se piensa. 

Para entender lo que sucede al interior del equipo de Coapa es necesario analizar a varios de los personajes claves en el “buen funcionamiento” del equipo amarillo.

Cuando Miguel Herrera aceptó dirigir a la Selección Mexicana y dejar al América luego de hacerlo Campeón, éste le recomendó de manera directa a Emilio Azcárraga que contratara a su amigo Mohamed para lo reemplazara en el banquillo y esta medida no resultó muy del agrado del actual director deportivo del equipo, Ricardo Peláez.

Pese a ello el “Turco” arribó al nido de Coapa, pero desde el principio a éste se le trataron de imponer cosas que no resultaron de su agrado. El ejemplo más claro fue haberle obligado a utilizar una vestimenta que el argentino ni como jugador llegó a portar, mucho menos como técnico en sus anteriores equipos.

A partir de ahí y con la llegada de algunos jugadores que pidió el nuevo técnico, así como la baja de otros, combinada con actuaciones pocas sólidas del equipo propició que la buena camaradería se resquebrajara dentro y fuera del vestuario.

Característico a su estilo, Mohamed le dio rienda suelta a varios de sus consentidos y puso en su sitio a algunos de los que recibían trato preferencial por parte de la gente de pantalón largo, el ejemplo más claro fue Paul Aguilar.

Como lo indica el librito del buen conocedor del futbol, los directivos siempre pesan más que cualquier técnico, pues están más cerca del dueño del equipo.

Los constantes roces al interior del vestidor americanista, combinado con el anunció de la salida de Gustavo Matosas del Club León, le hicieron creer al propietario del América que la mejor alternativa para matar dos pájaros de una pedrada sería contratar de inmediato a un técnico de carácter fuerte y que además trabajaba para su acérrimo rival en el sector de las comunicaciones, es decir Carlos Slim.

Así las cosas, el posible fichaje de Matosas en el nido responde a la intención de poner en claro que con dinero también se puede contratar a los empleados consentidos de la competencia directa. No obstante, los problemas en el nido de Coapa podrían detonar de inmediato, ya que de entrada, Ricardo Peláez está armando un equipo a su gusto y no al del técnico, quien ni siquiera firma todavía.

Por si fuera poco, el estratega uruguayo tiene un carácter explosivo que en su momento lo llevó a dejar al Querétaro y al León, en ambos casos luego de realizar un trabajo impecable.

Es claro que el timonel charrúa no se dejará manipular ni por su posible director deportivo ni por el dueño de la institución.

Matosas ya salió del circulo de confianza del empresario Slim al abandonar al Club León y si firma con América ingresará a la lista de empleados de Azcárraga Jean, algo que quizá le cueste más de lo que pudiera ganar.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[