Con 308 millones, el portugués se transformó en la persona con más seguidores del mundo.