La ciudad surcoreana de Chuncheon acoge estos días la Copa Ari, un torneo de fútbol que ha sido clave para romper el aislamiento de Pionyang.