Ni comida ni mucho menos pasajeros. En Francia Uber ha pagado un chorro de billete para meterse en el fútbol y cambiar su historia.