El mediapunta de los “Citizens” no aguantó una broma y fue separado por Gareth Southgate de la Selección de Inglaterra por peleonero.