Las razones de Scola para preferir a Messi harán reflexionar a más de un argentino y quizá a muchos latinoamericanos. ¡No a la Mano de Dios!