El catalán reconoció que no la pasó bien tras su destitución y le agradeció a Luis Enrique y sus jugadores por la oportunidad.