Tras medio año de obras, el estadio donde Argentina ganó su primer Mundial está listo. Según sus directivos, "el mejor de toda Sudamérica".