Alario y Ocampos no fueron las únicas buenas sorpresas, el empate ante Alemania dejó datos que pasarán a la historia por ser únicos.