Horarios

Una madre desesperada y con el televisor roto entró a un bar repleto de hinchas y todo acabó en un insólito y doblemente feliz final.