El jefe del Estado católico reiteró a los padres a no convertirse en "barras bravas" de sus hijos en el fútbol.