El brasileño declaró en un Río de Janeiro por su supuesto delito cibernético en el caso de la mujer que lo acusa de violación.