Allí no lo aman, pero él le aseguró que sólo tiene que ganar tres partidos para cambiarlo todo. La Juve no tiene técnico y Mou quiere dirigir.