El “Niño Maravilla” sigue generando ingresos alejado de las canchas y aún con la pandemia del coronavirus.