Al parecer las mordidas en la cancha no son propiedad exclusiva del delantero uruguayo. La furia lo atrapó enloquecedoramente.