El alero de Los Angeles Lakers no se mordió la lengua ante las críticas de Zlatan: "Nunca me callaría por cosas que están mal".