Modric en el 2018 y Messi en el 2019. Lo que no convenció en un año sí lo hizo en el otro. Los números de Cristiano hablan por sí solos.