Es considerado el mejor jugador en la historia del fútbol de El Salvador y un ícono del Cadiz.