Los aficionados del Leeds se burlaron de Lampard por acusar a Bielsa de espionaje, pero la venganza fue dulce.