La delantera de la Selección de Estados Unidos dejó con la boca abierta a jugadores de Eagles y Ravens.