El premio fue a parar a las manos de Messi (tal y como van Dijk predijo), Cristiano ni fue a la gala en París y encima agarró un trancazo.