El delantero peruano fue víctima de comentarios vejatorios en su llegada al aeropuerto de Sao Paulo y no pudo reprimirse.