Cuando parecía que los locales se derrumbaban, apareció el delantero del Stockport para poner el 3-1.