Fernando Ricksen pasó de ser un tremendo defensor a estar postrado en una cama por una enfermedad incurable. Pero aún así no para de luchar.