El nuevo código disciplinario de FIFA le dará a los árbitros la facultad de tomar esta decisión, incluso de declarar ganador al equipo afectado.