Javier Pastore se había decidido a aceptar una de sus mega ofertas para la Súper Liga China, pero la epidemia lo volvió a dejar en Roma.