Debido a la falta de mujeres disponibles, el equipo está integrado por alguna jugadora italiana, pero por fin la Santa Sede tiene club.