El croata regresaba de recibir el Golden Foot para concentrarse con su selección y vivió una experiencia desagradable en el aire.