Ramos y Pilar Rubio cambiarán su status por lo civil y lo religioso con un mar de invitados VIP del mundo del fútbol. Todos menos uno.